Abogados Divorcio en Madrid

Expertos en Derecho de Familia con 20 años de experiencia

Profesionalidad al mejor precio

Consulte a nuestros profesionales y deje su caso en nuestras manos

Somos Abogados Matrimonialistas en Madrid

Primera Consulta Gratuita. Confíe en nuestra experiencia

Consulte ahora con verdaderos especialistas en casos de divorcio en Madrid

LLAME AHORA Y SOLICITE INFORMACIÓN EN EL 911 449 549

Abogado Divorcio Madrid



Abogados Matrimonialistas Madrid



La oferta de abogados para divorcio en Madrid es muy amplia. En la capital existen un gran número de profesionales del Derecho que pueden ayudar a las parejas que han decidido poner fin a su matrimonio a que este proceso sea lo más llevadero posible.

¿Divorcio o separación?



A diferencia de lo que ocurría hasta hace unos años, en la actualidad la legislación española no exige a aquellas parejas que quieran romper su vínculo matrimonial que pasen por un período de separación de hecho de forma obligatoria.

Hoy en día se puede solicitar directamente al juzgado o Tribunal que acuerde el divorcio, aunque aquellas parejas que no estén totalmente decididas a romper su matrimonio pueden optar por la separación.

La principal diferencia es que con el divorcio el vínculo matrimonial queda extinguido desde el momento en que se dicte sentencia, algo que no ocurre con la separación, perviviendo el vínculo matrimonial aunque los cónyuges ya no vivan juntos.

La elección de una fórmula u otra, queda a la voluntad de los interesados.

¿Cómo se tramita el divorcio?



Los trámites de divorcio se han simplificado mucho gracias a la eliminación de las causas de divorcio a través de la Ley 15/2015, de 8 de julio.

En la actualidad, las parejas que desean divorciarse ya no tienen que probar que existe alguna de las causas previstas en el Código Civil, de forma que todo el proceso se simplifica y se vuelve más ágil.

El matrimonio puede optar por un divorcio de mutuo acuerdo o por un divorcio contencioso. El divorcio contencioso es más caro y puede alargarse más en el tiempo, ya que es el juez el que debe valorar los medios de prueba para determinar los efectos que tendrá el divorcio.

El divorcio de mutuo acuerdo, en el que están especializados cada vez más abogados de divorcio en Madrid, permite a los cónyuges llegar a un acuerdo sobre los efectos derivados de su divorcio: reparto de los bienes comunes, atribución de la guarda y custodia de los hijos, etc.

El acuerdo queda registrado en un Convenio Regulador elaborado por el abogado, de forma que lo único que resta por hacer es presentar la demanda de divorcio junto con el Convenio y esperar a que se dicte sentencia.

Efectos de la reconciliación



Si una vez comenzado el proceso de divorcio, y antes de que si dicte sentencia, los cónyuges deciden volver a retomar su vida juntos, deberán comunicarlo al juzgado o Tribunal que esté conociendo del proceso. Se procederá entonces al archivo de la causa y quedarán sin efecto las medidas que se hayan tomado.

Efectos del divorcio



El divorcio supone el fin del vínculo matrimonial, algo que se produce desde la fecha en que se haya dictado la sentencia, que además deberá ser inscrita en el Registro Civil.

Los efectos que se derivan del divorcio quedarán registrados en la sentencia, bien sea a través de la aprobación del Convenio Regulador, o a través de los determinado por el propio juez.

Divorcio Mutuo Acuerdo

Divorcio Mutuo Acuerdo

Divorcio Contencioso

Divorcio Contencioso

Divorcio Express Madrid

Divorcio Express Madrid

Últimos Artículos

Le Asesoramos en su Divorcio

Divorcio Express Madrid Convenio Regulador Separación Matrimonial Pensión Compensatoria Pensión Alimenticia Divorcio con Hijos

Defendemos sus Derechos

defendemos sus derechos

En Bufete Villamil siempre buscamos el mejor acuerdo para usted. Nos avalan los muchos años de experiencia en procesos de divorcio......

Trabajamos en toda la Comunidad de Madrid

miércoles, 22 de marzo de 2017

Los derechos de los abuelos respecto a sus nietos en un divorcio

En cuanto a los derechos de los abuelos respecto a sus nietos, la exposición de motivos de la Ley 42/2003 de 21 de noviembre, de modificación del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de relaciones familiares de los nietos con los abuelos, señala que los abuelos desempeñan un papel fundamental de cohesión y de transmisión de valores en familia, que es el agente de solidaridad por excelencia de la sociedad civil. Los poderes públicos han de fomentar la protección integral del menor y la familia en cumplimiento del mandato constitucional del art. 39. 

derechos de los abuelos
El interés del hijo es el principio rector en el derecho de familia, regulando un conjunto de normas de protección, imprescindibles cuando las estructuras familiares presentan disfunciones, ya sea por situaciones de crisis matrimonial, ya sea por abandono de relaciones familiares no matrimoniales o por cumplimiento defectuoso de los deberes por parte de los progenitores, o como en el presente caso por fallecimiento de un progenitor.

En este ámbito, la intervención de los poderes públicos deben tender a asegurar el mantenimiento de un espacio de socialización adecuado que favorezca la estabilidad afectiva y personal del menor, a tenor del mandato del art. 39 CE, que asegura la protección social, económica y jurídica de la familia.

El ámbito familiar no se circunscribe únicamente a las relaciones paternofiliales que, aunque prioritarias, no pueden aislarse del resto de relaciones familiares. Se entiende que los abuelos, ordinariamente ajenos a las situaciones de ruptura matrimonial, pueden desempeñar un papel crucial para la estabilidad del menor, y disponen de una autoridad moral y de una distancia con respecto a posibles problemas de la pareja que puede ayudar a los nietos a racionalizar situaciones de conflicto familiar, favoreciendo su estabilidad y desarrollo.

Y así el art. 160 C.C. establece que los progenitores, aunque no ejerzan la patria potestad, tienen derecho a relacionarse con sus hijos menores, excepto los adoptados por otro, o conforme a lo dispuesto en resolución judicial. No podrán impedirse sin causa justa las relaciones personales del hijo con sus abuelos y otros parientes y allegados. En caso de oposición, el juez, a petición del menor, abuelos, parientes o allegados, resolverá atendidas las circunstancias.

Especialmente deberá asegurar que las medidas que se puedan fijar para favorecer las relaciones entre abuelos y nietos, no faculten la infracción de las resoluciones judiciales que restrinjan o suspendan las relaciones de los menores con alguno de sus progenitores.

El art. 90 CC señala que el convenio regulador deberá referirse Si se considera necesario, el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos, teniendo en cuenta, siempre, el interés de aquéllos.

El art. 94 CC establece que el progenitor que no tenga consigo a los hijos menores o incapacitados gozará del derecho de visitarlos y comunicar con ellos y tenerlos en su compañía. El Juez determinará el tiempo, modo y lugar del ejercicio de este derecho, que podrá limitar o suspender si se dieren graves circunstancias que así lo aconsejen o se incumplieren grave y reiteradamente los deberes impuestos en resolución judicial.

Igualmente podrá determinar, previa audiencia de los padres y de los abuelos, que deberán prestar su consentimiento, el derecho de comunicación y visita de los nietos con los abuelos, conforme al art. 160 de este código, teniendo siempre en cuenta el interés del menor.

Por otro lado debe señalarse que no puede equipararse el régimen de comunicaciones y estancias correspondiente a un progenitor con el de los abuelos aún en el supuesto de fallecimiento del progenitor hijo de dichos abuelos, debiendo en estos casos primarse la figura del progenitor de referencia para los menores, con la finalidad de que los menores tengan la suficiente estabilidad, y si bien los abuelos ocupan una situación respecto de los nietos de carácter singular , ello no puede ir en detrimento del ejercicio de la patria potestad ni puede equiparse un régimen de visitas de parientes al de una crisis matrimonial, en este sentido de pronuncia la Audiencia Provincial de Madrid en sentencia de 27-9-2007.

Finalmente, señala tanto la Jurisprudencia del Tribunal Supremo como la de las Audiencias Provinciales que ha de concederse especial relieve al beneficio o interés del menor, como criterio preferente para la resolución de la controversia, que debe prevalecer sobre las contrapuestas posturas de las partes. En otras palabras, que se debe excluir a los menores de los conflictos personales que puedan existir entre los familiares de los mismos, debiendo establecer o no un régimen de visitas en base al superior interés de los menores (en este sentido, SSTS 858/2002, de 20-9; 576/2009, de 27-7; 689/2011, de 20-10; AP Valencia –sec. 10- 647/2010, de 6-10; Barcelona –sec. 18- 547/2009, de 13-10; Madrid –sec. 24- 87/2009, de 16-9; o Madrid –sec. 22- 716/2005, de 28-10). 


Las 6 Causas más comunes de divorcio


Cuando un matrimonio decide separarse las causas de divorcios son diferentes y únicas en cada caso. Muchas veces las causas son más de una para llegar a tal decisión.
Dos personas que decidieron casarse y luego necesitan separase deben tener razones muy valederas para cambiar sus vidas de esa manera.

Las causas de divorcio más comunes son:

Mutuo disenso: significa que los dos miembros de la pareja han dejado de amarse y de común acuerdo deciden separase. Normalmente esta causa de divorcio es aceptada por los jueces.

Adulterio: es una causa de divorcio muy común y es contemplada por la ley de forma variada. Por regla general, para aceptarla es necesario que el cónyuge del adúltero admita su actitud, así como que ejercite la acción en el plazo legalmente previsto.

Bigamia: Obviamente esta causa de divorcio es muchas veces considerada ilícito penal. También se anula directamente el segundo matrimonio.

Delito de un cónyuge contra otro: en este concepto se incluyen varias causas de divorcio. Generalmente el intento de homicidio es la que se repite. También se pueden incluir aquí injurias graves o abandono del hogar.

Enfermedad física o mental: en la actualidad esta causa de divorcio no es muy común. Aquí se incluirían enfermedades contagiosas de tipo sexual o enfermedades mentales.
Condena penal: si a un miembro del matrimonio se lo condenara judicialmente por un delito, esto podría ser causa de divorcio. Dependerá de diferentes factores para que esta causa sea aceptada.

Violación de los deberes inherentes al matrimonio: aquí también el rango de causas de divorcio puede ser muy amplio. Se podrían incluir  adicción al juego, en caso de poner en peligro el patrimonio familiar; delincuencia habitual de uno de los cónyuges; no prestar alimentos y cuidados a los hijos o el otro cónyuge; instigación a la prostitución; declaración legal de ausencia del cónyuge, entre otras.

Como puedes observar las causas de divorcio pueden ser muy diferentes pero lo más importante es estar decidido para comenzar los cambios y a través ellos reconstruir tu vida.

 .


miércoles, 8 de marzo de 2017

Cuanto cuesta divorciarse hoy en día

Cuanto cuesta divorciarse hoy en día

Hoy en día es de gran importancia saber cuanto cuesta un divorcio, principalmente por las altas de divorcios tramitados que se están presentando en los últimos años y que tienen una tendencia al alza anual que oscila entre 0,6% al 0,8%. 

cuanto cuesta divorciarse


Por esta razón, y porque, sin ser pesimistas,  nunca sabemos qué nos puede deparar el futuro en nuestra vida matrimonial, es muy importante estar preparados y saber cuanto cuesta un divorcio hoy en día.

A continuación, especificaremos los costes que puede generar un divorcio de mutuo acuerdo al igual que las diversas alternativas y opciones legales que se nos pueden presentar durante el trámite o procedimiento de separación matrimonial:

Negociación – Mediación familiar


La finalidad primordial de la figura de la mediación familiar es, como su nombre lo sugiere, brindar ayuda a las parejas que han tomado la decisión de divorciarse en lo relacionado con el Convenio Regulador para negociar y resolver, de forma pacífica, todos los puntos en los cuales haya desacuerdo o intereses en contrapuestos.

La fase o etapa de la negociación abarca todos los asuntos que harán parte del convenio regulador del divorcio de mutuo acuerdo, como por ejemplo, lo relacionado con la guarda y custodia de los hijos menores, el régimen de visitas, la pensión compensatoria, la liquidación de gananciales, entre otros puntos.

Características de la Mediación Familiar


–          Es de carácter voluntario, los cónyuges son quienes deciden si se someten o no al procedimiento.
–          Es un acto confidencial, exigencia que se hace tanto a los dos cónyuges como al mediado para garantizar igualdad entre la pareja y la imparcialidad por parte del mediador.
Al finalizar este procedimiento de mediación, se levanta un acta, la cual es redactada íntegramente por el mediador, y la cual es un fiel reflejo de todos los convenios o acuerdos a los cuales llegaron los cónyuges durante esta fase.
En el caso de que la pareja desee una aprobación por parte del Juez de este acuerdo de mediación, debe contratar un abogado para que convierta el acta en un convenio regulador que se debe presentar ante el juzgado respectivo para su ratificación y para que se profiera sentencia de divorcio.

Divorcio, nulidad y separación matrimonial


En el momento en que los cónyuges desean dar por terminada su vida matrimonial, pueden solicitar esa terminación invocando:

1)      Divorcio: Es el procedimiento que finiquita la vida en común, dejando sin efecto las obligaciones del vínculo conyugal que adquirieron los cónyuges al momento de contraer matrimonio.
2)      Nulidad matrimonial: Busca que se declare la invalidez o inexistencia del vínculo matrimonial, basado en que la forma en que se contrajo el negocio jurídico (matrimonio) carecía de validez.
3)      Separación: Es la ruptura de la convivencia de los cónyuges pero dejando firme o sin disolver el vínculo matrimonial, el cual continuará vigente hasta el momento en que se lleve a cabo el divorcio respectivo o de que alguno de los dos cónyuges fallezca. En esta acápite también cabe considerar la separación de hecho, que básicamente consiste en la ruptura de la convivencia conyugal pero sin manifestar dicha circunstancia al Juez competente.
Ahora vamos a la pregunta central del artículo que tanto nos interesa:

¿Cuanto cuesta un divorcio? – Costes legales


Los costes de un divorcio varían de acuerdo a las circunstancias de cada caso, sin embargo, y a modo orientativo, los honorarios profesionales de un abogado pueden estar por las cantidades descritas a continuación:
–          Divorcio de mutuo acuerdo: Entre 600 a 1500 euros aproximadamente.
–          Divorcio contencioso: Entre 1500 a 2000 euros, cifra también aproximada.
Procurador
–         Honorarios del Procurador: Entre 500 a 1500 euros, aunque en los casos de divorcio de mutuo acuerdo, los cónyuges pueden compartir los gastos, si es divorcio contencioso, cada uno tendrá que pagar un procurador por separado, por lo tanto, la anterior suma se duplicaría.
De acuerdo a las anteriores estimaciones, es fácil calcular cuanto cuesta un divorcio:
–          Si es demutuo acuerdo o amistoso, entre 1100 a 3000 euros (los cónyuges ahorran en honorarios de procurador puesto que pueden compartir el mismo).
–       Si no es de mutuo acuerdo, oscilaría entre los 2500 a 5000 euros, ya que cada cónyuge tendría que pagar honorarios de procurador por separado.
A partir de este momento ya sabes cuanto cuesta un divorcio, por lo menos a modo orientativo, esperamos haberte ayudado a resolver tus preguntas en relación a este tema, no dudes en dejar tus comentarios o inquietudes adicionales, son valiosas para nosotros!


¿A cargo de quién se quedan los hijos?

¿A cargo de quién quedan los hijos? ¿Pueden opinar ellos?

El convenio regulador (art. 90) debe referirse necesariamente al cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y, en su caso, el régimen de comunicación y estancia de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos.
a cargo de quién quedan los hijos


“La patria potestad es en el Derecho Moderno, y concretamente en nuestro Derecho positivo, una función al servicio de los hijos, que entraña fundamentalmente deberes a cargo de los padres, encaminados a prestarles asistencia de todo orden, como proclama el art. 39.2 y 3 de la Constitución ( RCL 1978, 2836 y ApNDL 2875); de tal manera que todas las medidas judiciales que se acuerden, incluida la de privación de la patria potestad, deberán adoptarse teniendo en cuenta, ante todo, el interés superior del niño, como dispone el art. 3.1 de la Convención sobre los Derechos del Niño adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989 ( RCL 1990, 2712), incorporada a nuestro derecho interno mediante la correspondiente ratificación. Además, un precepto similar contiene la vigente Ley 1/1996, de 15 de enero ( RCL 1996, 145), sobre protección judicial del menor (art. 2)” (STS 415/2000, de 24 de abril).

La patria potestad, entendida en su vertiente de derecho de los padres sobre sus hijos menores, no es un derecho absoluto, el artículo 158 CC se refiere a esta cuestión:

El Juez, de oficio o a instancia del propio hijo, de cualquier pariente o del Ministerio Fiscal, dictará:
Las medidas convenientes para asegurar la prestación de alimentos y proveer a las futuras necesidades del hijo, en caso de incumplimiento de este deber, por sus padres.

Las disposiciones apropiadas a fin de evitar a los hijos perturbaciones dañosas en los casos de cambio de titular de la potestad de guarda.

Las medidas necesarias para evitar la sustracción de los hijos menores por alguno de los progenitores o por terceras personas y, en particular, las siguientes:

Prohibición de salida del territorio nacional, salvo autorización judicial previa.

Prohibición de expedición del pasaporte al menor o retirada del mismo si ya se hubiere expedido.

Sometimiento a autorización judicial previa de cualquier cambio de domicilio del menor.

En general, las demás disposiciones que considere oportunas, a fin de apartar al menor de un peligro o de evitarle perjuicios.

Todas estas medidas podrán adoptarse dentro de cualquier proceso civil o penal o bien en un procedimiento de jurisdicción voluntaria.

Por su parte, en el artículo 170 CC se indica que:

El padre o la madre podrán ser privados total o parcialmente de su potestad por sentencia fundada en el incumplimiento de los deberes inherentes a la misma o dictada en causa criminal o matrimonial.

Los Tribunales podrán, en beneficio e interés del hijo, acordar la recuperación de la patria potestad cuando hubiere cesado la causa que motivó la privación.

De este modo, cabe que se acuerde la privación de la patria potestad, cuando concurren las circunstancias señaladas por la legislación y completadas por la jurisprudencia. Se trata de una medida que debe tomarse siempre en beneficio de los hijos, a la vista de lo señalado en el art. 39 de la Constitución; y, como señala el párrafo segundo del citado artículo 170 del C.C., no se trata de una sanción perpetua, sino que se condiciona a que persistan las condiciones que motivaron la privación de la patria potestad (por todas, STS 653/2004, de 12-7). Para acordar la privación de la patria potestad, deberán valorarse las circunstancias concurrentes en cada caso, siendo una materia especialmente casuística, y deberán referirse necesariamente a un incumplimiento efectivo de los deberes de cuidado y asistencia (STS 900/2005, de 10-11), incumplimiento que deberá ser grave y reiterado, y deberán ser consecuencia de una actuación imputable exclusivamente al progenitor a quien se priva de la patria potestad (entre otras STS 1127/2003, de 27-11). Finalmente, es constante la jurisprudencia al señalar que la aplicación de la privación de la patria potestad deberá aplicarse restrictivamente.

Como señala la STS citada 415/2000, de 24 de abril, “con la privación a los progenitores de la patria potestad sobre el hijo menor, insuficientemente atendido, no se trata de sancionar su conducta en cuanto al incumplimiento de sus deberes (aunque en el orden penal pueda resultar tipificada y sancionada), sino que con ello lo que se trata es de defender los intereses del menor, de tal manera que esa medida excepcional resulte necesaria y conveniente para la protección adecuada de esos intereses. Por ello, la propia Convención, en su art. 9.1 después de establecer que los Estados partes velarán por que el niño no sea separado de sus padres, contra la voluntad de éstos, a continuación añade que esta norma tiene su excepción cuando, a reserva de la decisión judicial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y los procedimientos aplicables, que tal separación es necesaria para el interés superior del niño.”

En cuanto a si se tiene en cuenta la opinión del menor, la ley no establece una edad a partir de la cual se pueda tener en cuenta la opinión de los menores, serán escuchados respecto de las cuestiones que les afecten si tienen suficiente juicio. Las preguntas que se les formulen por el Juez dependerán del caso en concreto y se harán respetando siempre la intimidad y la dignidad del menor.


3 Pasos importantes cuando se contrata un abogado de divorcios

3 Pasos importantes cuando se contrata un abogado de divorcios


Si estás pensando en pedir el divorcio, entonces es imprescindible conocer la forma de trabajar de un abogado de divorcios en Madrid. Hay tres pasos importantes de planificación que se pueden utilizar para hacer el proceso más sencillo y también tratar de mantener los costos bajos.

3 importantes pasos antes de divorciarse


Organízate – Es importante que usted también se organice. Un abogado te va a pedir un inventario de todos tus activos y pasivos. Usted puede obtener toda esta información antes de reunirse con el abogado. El abogado necesita esta información en forma de pruebas escritas, tales como estados de cuenta bancarios o estados de tarjetas de crédito, no puede funcionar sobre la labor de su cliente en este asunto por el solo. Las declaraciones de impuestos es probable que también te las pidan. Otros elementos que entran en juego son la declaración de la renta, las declaraciones de pensiones de jubilación y las declaraciones del impuesto sobre sociedades si eres empresario

Además, si tienen una voluntad u otros documentos que puedan probar que algunas de sus propiedades son independientes y no propiedad del matrimonio se deben presentar. La propiedad individual puede haberse comprado antes del matrimonio o pueden haber sido recibidos en forma de herencia.

Establezca prioridades – El establecimiento de prioridades puede ser vital en asegurarse de no empantanarse en el proceso. Por prioridades, me refiero a determinar qué es importante para usted. Recuerde que todos los activos se van a dividir. Usted debe determinar si desea mantener la casa o no. A continuación, debe determinar otras posesiones materiales y lo que es importante para usted. Es importante no dejarse llevar por el egoísmo, porque no puede ser capaz de mantener todo. Deberá darse cuenta de que su cónyuge hará lo mismo que usted. Si usted tiene hijos, determinar quién obtendrá la custodia. Luego hay que determinar un calendario de visitas para el otro cónyuge. Los niños y las visitas son a menudo las cuestiones que complican el proceso de divorcio.

Sea razonable – Ser razonables puede ayudarle a divorciarse y seguir adelante con su vida.

Piense en lo que puede ser importante para el otro cónyuge. Claro que puede odiarlo, pero usted todavía tiene que llegar a un acuerdo sobre la separación de la propiedad, la residencia para los niños y las visitas. Lo mejor es siempre intentar llegar a un divorcio amistoso. De esta forma puede tener una idea de lo que su cónyuge puede renunciar. Como se mencionó en la sección de las prioridades, éstas son las cosas que realmente importan. No trate esto como un juicio. A veces por querer quedar al 50/50 se pueden perder cosas que apreciamos por tener que venderlas, como por ejemplo la vivienda.

La planificación por su parte puede ayudar a mantener estos costos bajos y también acelerar el proceso de divorcio.

5 Cosas que debes saber antes de divorciarte

5 Cosas que debe saber antes de divorciarse


Aunque es bueno tener un matrimonio feliz, cuando te enfrentas a una situación difícil como el divorcio, usted debe tener el valor de superarlo. 

5 cosas que debes saber antes de divorciarte

Por lo general, las circunstancias del divorcio se producen poco a poco. Si le sucede la desgracia de entrar en el mercado del divorcio, es posible tener en cuenta lo siguiente sobre el divorcio para superar el proceso sin problemas. Confiar únicamente en la familia y amigos solo no le ayuda mucho.

1. En España, la ley sobre el divorcio es diferente de una localidad a otra. Por ejemplo el divorcio en Bilbao es diferente al divorcio en Baracaldo y el divorcio en Madrid es diferente al divorcio en Móstoles. A pesar de que difieren principalmente en la división de los bienes, el divorcio puede ser presentado sólo en la localidad donde usted vive, es decir donde se esta empadronado. No se puede ir a otra localidad que ofrece más en la división de los activos. Esto se conoce como anteiglesia que se rige por las cofradías y las villas que se rigen por los fueros.

2. Hoy en día, un divorcio amistoso o de mutuo acuerdo, también llamado como el divorcio de mutuo acuerdo, se ha vuelto más popular y común entre los cónyuges que opten por el divorcio. En virtud de este divorcio, tienen que convenir mutuamente y entender que el divorcio es la única opción para ambos cónyuges, después de llegar a un acuerdo básico sobre la división de bienes de propiedad conjunta. El proceso se vuelve más fácil cuando no hay participación de niños fuera del matrimonio. Porque ningún divorcio es contencioso, los abogados sólo se requieren de forma mínima.

3. Algunas localidades piden una prueba de divorcio, en las que la separación sea necesaria durante un período de prueba antes de la concesión del divorcio. Durante el período de separación, la pareja que opta por el divorcio deben vivir separados sin ninguna interacción en medio. Muchas veces, la gente de repente descubre que no van a continuar con el divorcio durante el período de separación.

4. El divorcio contencioso, es por cualquiera de las infracciones de la pareja en el contrato matrimonial, la infidelidad y el maltrato de su pareja. Hay diferentes tipos de maltrato, como el maltrato verbal o emocional o el maltrato físico. En algunos sitios exigen una prueba inicial de la separación que tuvo la culpa del divorcio. Cuando ambos cónyuges se hacen culpables de violación de la comisión de contrato matrimonial, el principio de la rectitud de comparación se emplea sin miramientos. Este método compara a los culpables y determina cuál de las partes es culpable. Es muy difícil demostrar el grado de culpabilidad a través de la simple declaración que puede cambiar drásticamente la dirección del caso y decidir sobre la división de bienes y valores.

5. Si te estas divorciando en este momento, usted debe saber las leyes del divorcio específicas relativas a la localidad en la que se archiva el caso. Proceder de manera correcta le va a evitar muchos dolores de cabeza durante el proceso de separación matrimonial.

lunes, 13 de febrero de 2017

Régimen de Visitas

Régimen de Visitas.


En Abogado de Divorcio Madrid sabemos que tras un proceso de separación o divorcio, debe atribuirse a los dos progenitores o a uno de ellos, la guarda y custodia de los hijos en común. En el supuesto de que la misma se determine respecto de uno solo de los cónyuges, en atención a las circunstancias concurrentes, deberá establecerse a favor del padre o la madre no custodio, un régimen de visitas para poder comunicarse con sus hijos. Dicho régimen de visitas puede variar, en función de cada caso concreto, dando lugar, entonces, a dos modalidades diferentes: el régimen de visitas amplio o el régimen de visitas restrictivo.
regimen de visitas
A tal efecto, el artículo 94 del Código Civil dispone lo siguiente: “El progenitor que no tenga consigo a los hijos menores o incapacitados gozará del derecho de visitarlos, comunicar con ellos y tenerlos en su compañía. 

¿Quién decide el Régimen de visitas?

El Juez determinará el tiempo, modo y lugar del ejercicio de este derecho, que podrá limitar o suspender si se dieren graves circunstancias que así lo aconsejen o se incumplieren grave o reiteradamente los deberes impuestos por la resolución judicial.

Igualmente podrá determinar, previa audiencia de los padres y de los abuelos, que deberán prestar su consentimiento, el derecho de comunicación y visita de los nietos con los abuelos, conforme al artículo 160 de este Código, teniendo siempre presente el interés del menor”.

Modelo de Régimen de Visitas

El citado precepto hace remisión expresa al artículo 160 del mismo cuerpo legal, por lo que deberemos tener en cuenta su contenido, a cuyo tenor literal se establece:

“1. Los hijos menores tienen derecho a relacionarse con sus progenitores aunque éstos no ejerzan la patria potestad, salvo que se disponga otra cosa por resolución judicial o por la Entidad Pública en los casos establecidos en el artículo 161. En caso de privación de libertad de los progenitores, y siempre que el interés superior del menor recomiende visitas a aquellos, la Administración deberá facilitar el traslado acompañado del menor al centro penitenciario, ya sea por un familiar designado por la administración competente o por un profesional que velarán por la preparación del menor a dicha visita. Asimismo la visita a un centro penitenciario se deberá realizar fuera de horario escolar y en un entorno adecuado para el menor.

Los menores adoptados por otra persona, solo podrán relacionarse con su familia de origen en los términos previstos en el artículo 178.4.

2. No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del menor con sus hermanos, abuelos y otros parientes y allegados.

En caso de oposición, el Juez, a petición del menor, hermanos, abuelos, parientes o allegados, resolverá atendidas las circunstancias. Especialmente deberá asegurar que las medidas que se puedan fijar para favorecer las relaciones entre hermanos, y entre abuelos y nietos, no faculten la infracción de las resoluciones judiciales que restrinjan o suspendan las relaciones de los menores con alguno de sus progenitores”.

De dichos artículos mencionados, se desprende claramente el derecho que tiene le progenitor no custodio de relacionarse con sus hijos, y, desde luego, el derecho, también reconocido a favor de los hijos de ver a su padre o madre, cuando alguno de estos no conviva con ellos. Aún en los casos en que uno de los excónyuges se encuentre en un centro penitenciario, cumpliendo condena por la comisión de un delito, debe de serle facilitada la relación con sus hijos.

La determinación de una modalidad u otra de régimen de visitas, a favor del progenitor no custodio, depende en buena medida de la ponderación que haga el juez (junto al Fiscal, quien debe emitir su informe al respecto), de las circunstancias concurrentes. No obstante, normalmente, los condicionantes que se valoran en aras a establecer el régimen de visitas, a favor del progenitor no custodio, son: horarios laborales y su conciliación con los horarios escolares; la proximidad o distancia geográfica entre los domicilios de los menores y el progenitor no custodio, etc. 

Otras cuestiones a tener en cuenta para la concreción del régimen de visitas son: el estado de salud mental del progenitor (enfermedades tales como la esquizofrenia, la paranoia…resultan esenciales en dicha determinación, para lo cual jugarán un papel fundamental los informes médicos o  psicotécnicos que se aporten en el seno del procedimiento); la edad del menor (piénsese en supuestos en que el mismo es un lactante, en cuyo caso, los horarios de visitas deberán acomodarse a los horarios de lactancia); cumpleaños de los progenitores o de los niños (para dichos casos, se intenta buscar fórmulas paccionadas, a fin de que en fechas especiales el tiempo entre uno y otro progenitor pueda ser equitativo, por ejemplo, parece lógico que el día del padre, los niños disfruten ese día con el progenitor, o, por el contrario, el día de la madre se disfrute con la progenitora); lo propio sucede en períodos vacacionales de Navidad, Semana Santa o vacaciones, en que lo razonable es llegar a un acuerdo para dividir dichos períodos de manera paritaria.

Como se adelantaba, la regulación contenida en el artículo 160 del Código Civil prevé el derecho de los abuelos a establecer un régimen de visitas con sus nietos. Efectivamente, con más asiduidad de la deseada, los grandes “olvidados” en una separación conyugal son los abuelos, quienes sufren las consecuencias, muchas veces, de las desavenencias de sus hijos, a la hora de ponerse de acuerdo con los regímenes de visita. No obstante, el Código Civil no ha querido mantener ese olvido que se produce, de facto, introduciendo, expresamente, la regulación del derecho que asiste a aquéllos de relacionarse con sus nietos. En ese sentido, el Congreso aprobó la Ley 42/2003 de 21 de noviembre. Dicha ley considera que los abuelos desempeñan un papel fundamental de cohesión y transmisión de valores en la familia, y que las relaciones de los nietos con sus abuelos constituyen un elemento de significativa importancia en el desarrollo personal de los menores.

Para finalizar, debemos destacar la importancia, en el cumplimiento de las obligaciones que le son inherentes al progenitor no custodio, como lo es la de retornar al menor a su domicilio, una vez transcurrido el horario de visita, pues, el no hacerlo puede constituir un delito de sustracción, regulado en el art. 225 bis del Código Penal, tipificado con la pena de prisión de 2 a 4 años de prisión e inhabilitación para el ejercicio del derecho de patria potestad por tiempo de 4 a 10 años.

Copyright © 2014 Abogado Divorcio Madrid